DE VUELTA AL TRABAJO, CON LA BENDICIÓN DE DIOS


Sin duda el pilar fundamental sobre el cual están edificados y se sostienen, tanto la iglesia como sus instituciones auxiliares, es la eterna e inalterable Palabra de nuestro Dios. Mientras todo lo de este mundo es temporal, ella permanece para siempre como un testimonio fiel y seguro de toda Verdad y consuelo, trayendo luz a nuestra oscuridad (Is 40:8; Sal 119:15).
Desde el Centro de Atención Betesda, damos gracias al Señor por el privilegio de volver a reunirnos como comunidad para invocar su Santo nombre, oír la predicación de su Palabra, orar como comunidad en peticiones y acciones de gracias y recibir su bendición para nuestros quehaceres diarios al servicio del prójimo.
Rogámosle también, a nuestro Padre celestial, que esta práctica de nuestros Oficios de la Palabra pueda ser sostenida para nuestro bien y edificación espiritual. En el Nombre de Cristo, nuestro Señor. Amén.
“Ciertamente, la palabra del Señor es recta;
todo lo hace con fidelidad.
El Señor ama la justicia y el juicio recto;
toda la tierra está llena de su misericordia” (Salmos 33:4-5).
Pablo González
Capellán
Centro de Atención “Betesda”.

Compartir

Noticias que animan

Hoy estamos felices en nuestra fundación Casa Betesda y el...

La rehabilitación online una alternativa de atención

Que la distancia no sea una barrera El Centro de...